En cuanto tengo ocasión me cuelo en un aula, enseguida sale el educador frustrado que soy, al que le encanta compartir su tiempo y experiencia con los chavales. En esta ocasión la excusa era hablarles de Privacidad y Grooming; se trata de una serie de charlas enmarcadas dentro de la programación de AtlanTICs. Tal como indicaba en el pasado artículo (En 2017 volvemos al Instituto – Talleres AtlanTICs) pretendemos no solo intervenir sobre el alumnado, sino también proporcionar a los docentes material y experiencias que les faciliten impartir los contenidos de la asignatura.

Los adolescentes quieren escucharnos

Me gustaría destacar algunas conclusiones a la que he llegado después de estar con ellos estos días.

Lo primero es dejar claro a que a los chicos les interesa lo que les tenemos que contar. No podemos olvidar que son adolescentes y exteriorizan sus intereses a su manera. Por lo tanto no esperemos reacciones como las de un adulto. Pero eso no quita que no lo hagan. De ahí que me encante usar formatos como el de los Post’It, para que tengan la posibilidad de expresarse. Además tenemos que apoyarnos (usar en definitiva) sus formas de comunicación. Darles la posibilidad de comentar lo que han aprendido con nuestra visita, a través de las Redes Sociales.

Además el estar con ellos nos acerca a su realidad. No podemos caer en demonizar todo lo que hacen, solo porque cuando los adultos fuimos jóvenes no lo hiciéramos así. Para eso tenemos que entender cómo se comunican y tratar de hacerles llegar mensajes de seguridad. Está todo inventado, me refiero a que no hace falta ser ingeniero ni un erudito en materias TIC para hablarles. Si lo eres mejor, pero en el fondo lo que les tenemos que decir son los mensajes de siempre.

  • No te subas al coche de un extraño.
  • Al salir de clase vente directo para casa.
  • Si te dan un caramelo a la puerta del Cole no lo quieras…

Solo tenemos que adaptarlo a su forma actual de comunicarse. Que no es ni mejor ni peor a la nuestra, solo diferente, y lo que pasa es que a padres y educadores nos ha pillado con el pié cambiado.

En casa y en el aula

Por eso os invito a todos a tratar estos temas en casa, en el aula. Pero poneros a su altura, no tratéis de darles una clase magistral. En lugar de eso preguntarles, interesaros por sus cosas, sus perfiles de Instagram, Twitter… No con afán controlador, sino buscando aprender, os servirá para acercaos a ellos y de paso cerrar esa brecha digital que nos separa de sus nuevas formas de comunicarse.

Deja tu comentario: