Hablando de Acoso Laboral en Redes Sociales a profesores

Tal y como ya adelanté en el artículo anterior, durante los meses de septiembre y octubre de este año (2017) desde AtlanTICs hemos tenido la oportunidad de trabajar en un proyecto muy gratificante; estoy hablando del curso organizado por la Fundación RAIZAME sobre Acoso Laboral y Redes Sociales. Esta iniciativa se impartió en sesiones de cuatro horas en seis ciudades de Galicia, cito por orden cronológico: Vigo, A Coruña, Ourense, Santiago, Vilagarcía y Lugo. Estaba orientada a los “trabajadores de los diversos sectores productivos de Galicia que, por su dedicación o actividad profesional, puedan sufrir acciones de violencia o acoso laboral derivado del uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC’s) o las redes sociales, tales como profesores, maestros, educadores, etc (1)”.Como ponente único de esta formación hice girar las jornadas en torno a cuatro bloques.

  • Definición de Acoso Laboral.
    • Es importante aprender a diferenciarlo, ya que no todo incidente en el ámbito laboral es siempre acoso.
  • Sociedad Digital.
    • Aquí explico el momento revolucionario que vivimos y de qué manera afecta a las relaciones entre generaciones. No debemos olvidar que la mayoría de los asistentes eran educadores y trabajan con menores.
  • Definiciones legales.
    • En esta parte repasamos las diferencias entre una serie de conceptos legales que se suele confundir: privacidad ≠ propia imagen ≠ intimidad ≠ honor.
  • Actuaciones en caso de acoso.
    • En este bloque se respondió a preguntas y se presentaron diferentes vías de actuación en caso de sufrir Acoso Laboral en entornos digitales.

Algo muy relevante de este curso es que me ha servido para interactuar con los asistentes (unos 150) de los cuales la mayoría eran educadores. Como era de esperar, después de romper de hielo, empezaron a aflorar los intereses y temores de los asistente. Fueron horas muy intensas, en las que no solo se hablo de Acoso Laboral, el debate fue amplio y muy enriquecedor. Pero hay dos detalles que me gustaría destacar; en concreto un SI y un No que me llamaron la atención y que me parecen sumamente interesantes. Sobre todo uno de ellos que me sorprendió gratamente. Te cuento…

El No. Los profes NO USAN Twitter.

Y te preguntarás, ¿eso qué tiene que ver con el curso? Bueno, lo primero que hago al empezar una sesión es sondear al grupo. Intento hacerme una idea del perfil de asistente. Por ejemplo, trato de saber el nivel de uso de Redes Sociales, preguntándoles en cuales tienen un perfil creado y en cuales no. Si bien la enorme mayoría sí tiene Facebook, me llamó la atención el ver como solo un 10% tiene un perfil de Twitter. Una descompensación que me pareció significativa.

Las razones por las que un educador ha de tener Twitter las explico en el artículo 4 razones por las que un profesor debe usar Twitter, pero el motivo de esa diferencia creo que está en que no ven esta red social como una herramienta, a pesar de ser una poderosa forma de acceder a contenidos de alto valor y de llegar a expertos en múltiples materias. Las Redes sociales no solo las debemos ver como una agenda que nos recuerda cumpleaños de amigos a los que no vemos en todo el año, o como esos centros de extraños debates en los que los bulos y falsos rumores corren como la pólvora. Puede ser también una fuente de información útil y veraz; y Twitter es un buen ejemplo. Obviamente, queda en nuestra mano el saber separar el grano de la paja.

El SÍ. Digan lo que digan, entre los profesores SI HAY INTERÉS.

Eso ha quedado patente en la propia acogida del curso, a mayores sabiendo que los asistentes lo hicieron en su tiempo libre y sin ningún tipo de contraprestación. Pudiendo hacer otra cosa (lo que sea que hagamos los funcionarios cuando no estamos en el trabajo) estos educadores dedicaron parte de su tiempo de ocio para saber más sobre este tema, sin duda los contenidos del curso se prestaban a ello.

Por desgracia constantemente tenemos noticias de profesores o maestros que son acosados no solo por sus alumnos, sino incluso por los padres de estos. Pero a pesar de ello, este no era el aliciente que los animó a acudir. Y es aquí donde me llevé la grata sorpresa. La motivación para apuntarse no fue el poder disponer de información, llegado el caso de sufrir ellos Acoso en las Redes Sociales, que va. La inmensa mayoría (en todas las ciudades) querían aprovechar la ocasión para saber qué hacer si son los menores, sus alumnos, los acosados.

Esto tiene una explicación desde mi punto de vista, relacionada con el tiempo de interacción. Me explico. Los funcionarios a diario debemos tratar con el usuario que nos demanda un servicio. Por ejemplo, un policía nos atiende un momento cuando le preguntamos por una calle, algo más de tiempo si vamos a poner una denuncia o si requerimos sus servicios. Un médico o una enfermera de un hospital se relaciona con el usuario (paciente o familiares) por un periodo de tiempo más largo; desde unos días hasta, en algún caso, unas semanas, depende de lo largo que sea el ingreso. Pero para los educadores esto cambia radicalmente. No solo la relación es mucho más larga, pudiendo ser de años, sino que es de una intensidad mayor. Y no hablemos de la educación en entornos rurales, en donde esa intensidad crece exponencialmente. Es por eso que desde estos profesionales se generaliza un interés que no es habitual en el resto de funcionarios (o trabajadores en general). Sus alumnos (posesivo más justificado que nunca) forman parte de su vida y esto hace que su situación personal pase a un segundo plano. Son los menores, nuestros hijos, el centro de su interés y eso es maravilloso saberlo.

Solo puedo decir gracias

No podemos generalizar, la virtud está precisamente en los pequeños detalles. Para mí ha quedado más que claro que el colectivo de maestras/os y profesoras/es SI tienen interés por su trabajo. Demandan, cada día más, formación que los tenga actualizados. Y para mí ha sido un placer aportar este granito de arena.

No lo puedo decir más claro, gracias por el trato recibido, tanto desde la organización (CSIF Galicia y RAIZAME) como desde todos y cada uno de los asistentes. Os puedo asegurar que me han dado mucho más de lo que yo les pueda haber proporcionado. Ha sido una experiencia maravillosa ver como un grupo con tantas ansias por saber, se tiraban las cuatro horas de cada sesión sin a penas un descanso. Y que conste que yo quería parar, pero ellos solo decían se nos ha hecho corto. Bueno, alguna culpa de ello tendrá el estilo…AtlanTICs de hacer las cosas.  😉 

Ahora queda reposar todo lo vivido y seguir…porque de todo esto va a quedar un poso del que pronto tendréis noticias. Paciencia.


(1) Extracto de los objetivos del curso (Enlace)

Suscríbete. Te tendré al día.

* campos requeridos

Deja tu comentario: