¿A qué edad le compro el primer móvil?

Hablemos primero del "momento que vivimos"

Para bien y para mal, nos guste o no vivimos un momento revolucionario. Ya nada es igual a como era hace veinte años, ni dentro de otros veinte será igual a como es hoy. Tal como afirma el arqueólogo, emprendedor y comunicador Genís Roca, el hecho digital es uno de esos escasos cuatro o cinco sucesos disruptivos que cambiaron la sociedad para siempre. (Recomiendo ver su charla TEDxGalicia - Genis Roca - La sociedad digital - https://youtu.be/kMXZbDT5vm0)

A consecuencia de esto somos la primera generación que no ha sido preparada para formar a sus hijos, sencillamente porque no sabemos que futuro les depara.

Todo ello nos lleva a hacernos muchas preguntas. Una de las más recurrentes es la que da título a este artículo. ¿A qué edad le compro el primer móvil? Y matizo primer, porque ya damos por sentado que habrá varios, pero eso sería tema para otro artículo.

Cuando en un coloquio lanzo esta pregunta, las respuestas suelen ser de lo más variadas. Las hay que lo relacionan con el hecho del cambio de ciclo educativo, marcando como edad los 12 o 13 años. Otras alargan más el momento, estableciendo los 16 años como el momento correcto. Esto es porque consideran que al ser algo más maduros se entiende que sabrán responder mejor a los incidentes o peligros derivados del uso del smartphone. Algunos pocos, los más osados, afirman de forma contundente: ¡cuando se lo puedan comprar! Nunca me he atrevido a preguntarles si ellos han cumplido esa premisa. Buena gana de hacernos mala sangre cuando nos acabamos de conocer, ¿verdad? 😉

Realmente, ¿para qué será ese móvil?

Lo normal es que sea cual sea la respuesta, a esta le acompañará la aprobación del grupo. Esto es debido a que en cierta medida todos los argumentos son válidos y en gran parte estamos de acuerdo con todos.
Suelo continuar preguntando ¿para qué se lo compramos? Obviamente la respuesta suele ser unánime: pues para contactar con ellos. Perfecto y me pregunto yo ¿para eso necesitan un IPHONE 3000 o un SAMSUNG S9000 de tropecientos euros? En ese momento es cuando empiezan las discrepancias…

Pero recuperemos el hilo del artículo. Es sumamente interesante ver como el eje de la toma de decisiones, en cuanto a la edad correcta, siempre es el menor. Los adultos somos conscientes (o cuanto menos deberíamos serlo) que el hecho de que los menores lleven un smartphone encima los expone a todo un nuevo mundo de peligros y responsabilidades, algunas incluso penales: ciberacoso, sextorsión, grooming, suplantación de identidad… Por lo tanto queremos que estén preparado.

Muy bien, hasta aquí todo correcto. Sabemos que sí o sí, algún día se enfrentarán a una situación relacionada con el uso del smartphone que no sabrán solucionar. ¿Llegado ese momento a quién esperamos que acudan en busca de ayuda? ¿Estaremos preparados para ello? ¿Sabremos ayudarles y resolver sus dudas?

No puede ser que en esa fórmula matemática formada por Padres/Hijos/Tecnología para fechar el momento de la compra, la variable de los adultos no pinte nada. Quiero decir que tan importante como la madurez que deba tener el menor, debe influir nuestra preparación como padres/madres. Está bien pensar si a mi hijo/a lo veo preparado, pero lo mucho o poco que lo estemos los adultos también debe valorarse.

Lo importante es que los padres/madres estemos preparados

Pondré algunos ejemplos. Si somos unos analfabetos digitales (ver el vídeo Alfabetización digital de Juan García – TEDx Oviedo - https://youtu.be/7BDab9pLbEA) y tenemos un niño en preescolar ¿por qué esperar? Compremos una tablet sencillita y empecemos a aprender juntos ¡Ojo! No quiero decir que le demos una tablet al nene para que nos deje tranquilos cuando estemos en una terraza con los amigos. Nuevamente el tema de la Tecnología-Niñera daría para otro artículo. Quiero decir que si sabemos poco de esto del Internet, qué mejor que aprender juntos.

Aunque esto valga para cualquier edad, las dudas de un crío de 3 o 4 años serán más fáciles de contestar, que las de un adolescente. Siguiendo con este ejemplo imaginemos que nuestro hijo tiene ya 12 años y llevamos 9 aprendiendo juntos. Además de lo aprendido, ¿cuánto no habrá ganado nuestra relación?

Supongamos ahora que es un adolescente y nuevamente como adultos no tenemos ni idea de esto de La Red. Bueno, lo primero es que seamos consecuentes con nuestras limitaciones. Empecemos por comprarle un móvil básico, que cumpla nuestras expectativas (llamadas de voz, SMS…). Pero por nuestra parte nos tocará ponernos las pilas: busquemos información, empecemos a prepararnos… porque a la larga acabaremos comprando un Smartphone, con lo que sabemos que se acabará exponiendo a alguna de las situaciones que cité anteriormente. Además, como seguramente que nuestro hijo/a por la influencia de sus compañeros y amigos, tenga más conocimientos que nosotros en cuanto a la parte técnica, aprovechemos la oportunidad. Nada mejor que el propio hijo/a enseñándonos. Estaremos aprendiendo y una vez más reforzando nuestra relación.

En ambos casos, por un lado adquiriremos conocimientos (o con ellos o de ellos) y por otro el tiempo que pasamos juntos lo aprovecharemos para inculcarles valores y crear una relación de confianza, que será imprescindible llegado el momento de afrontar un hecho… digamos incómodo.

Como veis no hay fórmulas mágicas. En muchos aspectos la Tecnología más que ayudar parece que viene a complicarnos la vida, pero no es realmente así. Debemos tomar conciencia de que no es una moda, es un hecho, una realidad a la que hay que acostumbrarse y hacerle frente.

Todos conocemos familias (a lo mejor la tuya sin ir más lejos) en las que padres e hijos comparten juegos, deportes y aficiones. La Alfabetización Digital puede ser una posibilidad más de compartir algo en familia, de fortalecer relaciones y madurar juntos.
Así manos a la obra y empieza a formarte. Te dejo el enlace a Nuestra Zona de Formación, en donde encontrarás nuestra selección de páginas, perfiles personales y eventos que seguro que te ayudarán.


Imágenes:

  • https://pixabay.com/es/ni%C3%B1o-tel%C3%A9fono-llamar-a-m%C3%B3viles-1946347/

 


¿Te ha gustado el artículo?. Si es así y quieres recibir directamente todas las novedades de mi web, suscríbete. Para mi será un honor enviarte la información más importante que publique, así como otras iniciativas de interés, relacionadas con el Uso Seguro y Responsable de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. (TIC’s). suscribete Si lo que quieres es aclarar alguna duda sobre este artículo o sobre otra cuestión relacionada con lo publicado en esta web, no lo pienses dos veces, ponte en Contacto con nosotos. consulta Si te ha gustado en artículo te agradecería que dejaras un comentario. Igualmente si crees que se debe hacer alguna corrección o crees que puedes aportar algo más de lo aquí explicado. Entre todos podemos conseguir que nuestros menores disfruten de su infancia y juventud.


Suscríbete. Te tendré al día.

* campos requeridos

2 Comentarios

  1. Hola Santi,
    Muy acertado este artículo, totalmente de acuerdo contigo es que la Red en sí es buena pero hay que formarse padres, madres e hijos, juntos.
    “La Alfabetización Digital puede ser una posibilidad más de compartir algo en familia, de fortalecer relaciones y madurar juntos”, gran frase.
    Un saludo.

    • Muchas gracia Bea:
      Obviamente el problema de un mal uso no está en la herramienta, sino en el usuario.
      Creo que debemos ser conscientes del tiempo en que vivimos (Poca Broma como dice Genis Roca) y hay que preocuparse por que nuestros hijos adquieran las habilidades que les van a hacer falta. Con ello lo hacemos nosotros mismos. No podemos esperar a que lo haga el Sistema Educativo,porque no está preparado para ello…pero eso es tema para otro debate.

Deja tu comentario: